Home
/
/
Los tipos de glaucoma: el ladrón silencioso de la visión

Los tipos de glaucoma: el ladrón silencioso de la visión

Tabla de contenidos

El glaucoma, a menudo referido como el "ladrón silencioso de la visión", es una enfermedad ocular progresiva que puede resultar en la pérdida de visión. Por ello, es crucial entender que existen varios tipos de glaucoma, cada uno con sus propias características.

El conocimiento y la detección temprana de esta enfermedad es esencial para la prevención de daños irreversibles en la visión a largo plazo.

En este artículo, exploramos en detalle los diferentes tipos de glaucoma, brindándote información vital para que cuides más tu salud ocular. ¿Te interesa?

¡Empecemos!

¿Cuántos tipos de glaucoma hay?

Existen múltiples tipos de glaucoma, cada uno con características y enfoques de tratamiento distintos:

Tipos de glaucomas primarios

Los glaucomas primarios son un grupo de afecciones oculares que se originan independientemente de otras enfermedades.

Estos tipos de glaucoma varían en su presentación y progresión, pero comparten la característica común de ser trastornos primarios del ojo.

Dentro de este grupo, los más conocidos son el glaucoma de ángulo abierto y el glaucoma de ángulo cerrado.

Glaucoma de ángulo abierto

El glaucoma de ángulo abierto es reconocido como el tipo de glaucoma más común, ya que afecta a millones de personas en todo el mundo. Esta condición se caracteriza por un daño progresivo y, a menudo, imperceptible en el nervio óptico, que es esencial para la visión.

Una de las particularidades de este tipo de glaucoma es que generalmente no presenta síntomas evidentes en las etapas iniciales, lo que puede llevar a un diagnóstico tardío y, en consecuencia, a un mayor riesgo de pérdida de visión.

La presión intraocular elevada es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de este tipo de glaucoma, aunque también puede ocurrir en personas con presión ocular normal.

Dada su naturaleza insidiosa, la detección temprana mediante exámenes regulares de la vista es crucial para prevenir la progresión de la enfermedad.

Glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado es una forma aguda y potencialmente grave de glaucoma, que ocurre cuando el flujo del humor acuoso se bloquea repentinamente, causando un rápido aumento en la presión intraocular.

Esta obstrucción se produce cuando el ángulo formado entre el iris y la córnea se cierra, impidiendo el drenaje normal del humor acuoso del ojo.

A diferencia del glaucoma de ángulo abierto, el de ángulo cerrado puede manifestarse con síntomas notables y dramáticos, incluyendo dolor ocular intenso, enrojecimiento del ojo, visión borrosa, halos alrededor de las luces y, en ocasiones, náuseas y vómitos.

El glaucoma de ángulo cerrado requiere atención médica inmediata para evitar daños permanentes en el nervio óptico y la pérdida de visión.

Glaucoma congénito

El glaucoma congénito es una forma rara pero seria de glaucoma que afecta a los bebés, generalmente diagnosticado poco después del nacimiento o durante los primeros años de vida.

Esta condición se debe a un desarrollo anormal del sistema de drenaje ocular del bebé, lo que impide el flujo adecuado del humor acuoso y conduce a un aumento de la presión intraocular.

Los signos que pueden indicar la presencia de glaucoma congénito en un niño incluyen lagrimeo excesivo, sensibilidad a la luz (fotofobia), un tamaño anormalmente grande de los ojos (buftalmos) y una apariencia turbia o nebulosa en la córnea.

El tratamiento del glaucoma congénito generalmente implica cirugía para corregir el defecto en el sistema de drenaje del ojo.

La cirugía tiene como objetivo reducir la presión intraocular y prevenir o minimizar el daño al nervio óptico, preservando así la visión del niño.

Glaucoma de tensión normal

El glaucoma de tensión normal, también conocido como glaucoma de baja tensión, es un tipo peculiar de glaucoma en el que se produce daño en el nervio óptico a pesar de que la presión intraocular se mantiene dentro de los límites considerados normales.

Esta condición plantea un desafío en el diagnóstico, ya que la presión ocular no es un indicador fiable en este caso.

Los pacientes con glaucoma de tensión normal pueden experimentar una pérdida gradual de la visión periférica, a menudo sin darse cuenta de que están perdiendo la vista hasta que el daño es significativo.

El tratamiento del glaucoma de tensión normal se centra en reducir aún más la presión intraocular, incluso si ya se encuentra en un rango normal. Esto se puede lograr a través de medicamentos, terapias con láser o cirugía.

Tipos de glaucomas secundarios

Los glaucomas secundarios son consecuencia de otras enfermedades o condiciones. Entre ellos tenemos:

Glaucoma pigmentario

El glaucoma pigmentario es un tipo específico de glaucoma que se desarrolla cuando el pigmento del iris, la parte coloreada del ojo, se desprende y se dispersa por todo el interior del ojo.

Estas partículas de pigmento pueden acumularse en el sistema de drenaje del ojo, específicamente en el trabeculado, y obstruir el flujo normal del humor acuoso, lo que lleva a un aumento en la presión intraocular. Esta condición es más común en hombres jóvenes y puede estar asociada con miopía y otras anomalías oculares.

El diagnóstico del glaucoma pigmentario generalmente se realiza mediante un examen ocular que revela la dispersión de pigmentos y un aumento de la presión intraocular.

Glaucoma neovascular

El glaucoma neovascular es un tipo avanzado y grave de glaucoma que se desarrolla como resultado de la formación anormal de nuevos vasos sanguíneos en el iris y el ángulo de drenaje del ojo.

Esta neovascularización suele ser una respuesta a condiciones subyacentes que comprometen la circulación sanguínea en el ojo, como la diabetes avanzada, la oclusión de la vena retiniana o ciertas enfermedades inflamatorias.

Estos nuevos vasos sanguíneos pueden bloquear el drenaje del humor acuoso, lo que lleva a un rápido y significativo aumento en la presión intraocular.

Glaucoma uveítico

El glaucoma uveítico es un tipo de glaucoma que se desarrolla como consecuencia de la uveítis, una inflamación del tracto uveal del ojo, que incluye el iris, el cuerpo ciliar y la coroides.

Esta inflamación puede provocar un aumento en la presión intraocular, ya sea por obstrucción directa del drenaje del humor acuoso o por daño secundario a las estructuras de drenaje del ojo.

¿Cuál es el tipo de glaucoma más común?

El glaucoma de ángulo abierto es el tipo de glaucoma más común, particularmente entre los adultos mayores.

Esta condición se caracteriza por un desarrollo lento y progresivo, y en muchas ocasiones, los pacientes no experimentan síntomas notorios hasta que la enfermedad ha avanzado significativamente.

En el glaucoma de ángulo abierto, aunque el sistema de drenaje del ojo parece normal, el fluido no fluye como debería, lo que lleva a un aumento gradual de la presión intraocular. Este aumento de presión puede dañar el nervio óptico, lo que eventualmente puede llevar a la pérdida de la visión.

Recuerda, el glaucoma es conocido como el "ladrón silencioso de la visión" porque a menudo no presenta síntomas hasta que es bastante avanzado. Por ello, es crucial que te realices exámenes oculares con regularidad, especialmente si tienes factores de riesgo para esta enfermedad.

Si te preocupa tu salud visual o la de un ser querido, no dudes en contactar a uno de nuestros especialistas. En Clínica de Ojos Futuro Visión, reserva una cita en nuestra especialidad de Glaucoma para una revisión completa y mantén tus ojos sanos. ¡Te esperamos!

Compartir con:

SEPARA TU CITA

Déjanos tus datos y nos estaremos comunicando contigo.

    (*) Campos obligatorios

    Call Now Button