EVALUACIÓN DE CORTESÍA CIRUGÍA LÁSER (Sepa si es apto para la cirugía) DESCARTE DE CATARATA (May. 40 años) No incluye medida de vista

¿Que es el Glaucoma Congénito?


Por: admin |  Fecha:20 octubre, 2017

El Glaucoma congénito es una enfermedad ocular que afecta a niños desde la etapa del nacimiento hasta los 3 años de edad. Si no es tratado a tiempo, es capaz de generar ceguera en niños, siendo el responsable del 18% de niños en instituciones con especialidad en ceguera y el 5% de ceguera pediátrica en todo el mundo. Mayormente se presenta en niños varones y en el 75% de los casos, puede aparecer en ambos ojos. Algunos de los síntomas son la visión rojiza, intolerancia a la luz y córnea nublada.

Si quieres enterarte de qué otros síntomas, causas, tratamientos, complicaciones se pueden presentar a raíz de esta enfermedad, no dejes de leer nuestro artículo.

Es un tipo de Glaucoma que afecta a niños desde el nacimiento hasta los 3 años de edad. Consiste en que la presión del líquido que se encuentra en el ojo, daña el nervio óptico, es una enfermedad grave que necesita atención inmediata, ya que podría causar ceguera infantil. Se presenta en uno de cada 10 000 bebés y depende mucho del origen étnico.

Usualmente se logra detectar entre los 3 a 6 meses, pero al igual que otros tipos de Glaucoma. Se puede diagnosticar hasta los 3 años, pero si la enfermedad se llega a detectar temprano, entre el 80% y el 90% de niños responden favorablemente al tratamiento sin generar problemas visuales a futuro.

Tipos de Glaucoma congénito

El Glaucoma congénito se puede categorizar en tres tipos, tomando en cuenta la edad en la que aparece.

1. Glaucoma congénito primario tipo “recién nacido”.

Es el tipo más severo; y aparece desde entre el nacimiento y un mes de edad. Representa al 40% de los casos.

2. Glaucoma “infantil” primario (PCG infantil).

Es clínicamente reconocido entre la edad de un mes y los dos años. Representa al 50% de los casos.

3. Glaucoma infantil primario “juvenil”.

Usualmente aparece a partir de los dos años de edad. Representa el 10% de los casos.

¿Cuáles son sus causas?

Actualmente se desconocen las causas precisas de por qué se origina este tipo de Glaucoma en bebés e infantes, pero podría deberse a un factor hereditario. Algunos, no desarrollan correctamente los tejidos y células oculares en el vientre materno , teniendo problemas con el drenaje después de haber nacido. Antes de cumplir los tres años de edad, la pared del ojo de un niño, suele ser muy elástica y suave. Es entonces que la presión ocular hace que el ojo se agrande durante el Glaucoma.

¿Cuáles son los síntomas del Glaucoma Congénito?

Es probable que notes en un bebé:

  • Sensibilidad dolorosa a la luz
  • Parpadeos como si se estuviese protegiendo los ojos de la luz
  • Espasmos o compresión del párpado (llamado blefaroespasmo)

Si la enfermedad ha empeorado , los síntomas pueden ser:

  • Visión rojiza
  • Ojo más grande de lo usual
  • Córnea nublada

La presión ocular elevada puede causar presión sobre la pared del órgano visual y causar expansión.

¿Cómo se diagnostica el Glaucoma Congénito?

Es necesario que el niño pase por un examen completo de vista. Usualmente este tipo de Glaucoma se presenta dentro de los seis meses posteriores al nacimiento. Para algunos médicos, les resulta muy dificultoso hacen un examen de los ojos de los más pequeños, porque siempre están en movimiento, por ello es que generalmente lo hacen en un quirófano. Al niño se le aplica anestesia durante el procedimiento.

Posteriormente:

  • Se examina a fondo todas las partes del ojo
  • Se mide su presión intraocular
  • Desgarro excesivo (epífora)

El médico dará el diagnóstico final luego de haber evaluado todas las condiciones que hayan podido causar problemas en el menor.

¿Cuál es el tratamiento del Glaucoma Congénito?

Usualmente la primera opción es la cirugía. Los médicos prefieren realizar la intervención apenas se haya confirmado un diagnóstico del Glaucoma congénito, debido a que es muy riesgosa la anestesia en niños.

Si la intervención no se realiza de inmediato, el médico podrá recetar gotas para los ojos y medicamentos que se tomarán vía oral. Estos ayudarán a controlar la presión del fluido ocular.

Los procedimientos quirúrgicos más comunes son la trabeculotomía y la goniotomía, en ambos procedimientos, el oftalmólogo realiza una incisión a través de fibras trabeculares de la malla que está impidiendo el flujo del agua. En la trabeculotomía, la malla trabecular se aborda a través de un corte que se realiza en la pared exterior del ojo, por lo general se opta por este procedimiento si la córnea se encuentra muy turbia para una goniotomía. En una goniotomía, el procedimiento se realiza insertando un instrumento en el ojo y observando el ángulo con una lente especial. Solo se puede hacer este procedimiento si la córnea está despejada o limpia.

También se puede realizar la microcirugía, en donde se usan pequeñas herramientas para crear un canal de drenaje para eliminar el exceso de fluido. Algunas veces, el médico coloca un tubo pequeño o una válvula para la extracción del líquido en el ojo.

Otro método es la cirugía láser para eliminar el área donde se genera el líquido. Se puede recetar medicamentos para controlar la presión ocular luego de la intervención.

Luego de cualquier tipo de cirugía, es importante mantener un control minucioso.

¿Existen complicaciones?

Es probable que sí se den complicaciones, siendo la más común la alergia a la anestesia.

Otras complicaciones serían:

  • Desprendimiento de retina
  • Lente dislocada
  • Astigmatismo
  • Ojo perezoso
  • La presión ocular se reduce demasiado
  • La presión ocular no se reduce lo suficiente

Recuerda que en manos de un buen especialista, con experiencia en Glaucoma las complicaciones en menores resultan mínimas.

Compartir en: